como hacer gachamiga

La gachamiga es un plato tradicional donde los haya. Es una de las tantas versiones de gachas o migas pastoras que hay en toda España. En este caso en el interior de Alicante las hacemos de este modo, pero sin perder la humildad que tiene este plato por su sencillez en los ingredientes. Un plato para las familias con pocos recursos originariamente y una delicatessen en la actualidad, pues como todo lo artesano, cada vez es más difícil poder acceder a los sabores de siempre con los productos más auténticos.
Concretamente en la provincia de Alicante solemos realizar este plato en el Alto Vinalopó, Medio Vinalopó y la Hoya de Castalla, aunque también se realiza este tipo de gachamiga en el interior Sudoeste de la provincia de Valencia (Enguera, Ayora y Mogente); en el Sur de Albacete; en el sureste de Ciudad Real; en las localidades de Almansa y Caudete; en el Norte de Granada y Almería; en el Este de Jaén y en Murcia.

Como apreciáis su apariencia es similar a la de una tortilla de patatas y su elaboración lleva un poco más de tiempo que las migas porque debe evaporar toda el agua hasta y cocinarse la harina hasta que adquiere esta consistencia. La versión original sólo se compone de ajo, aceite de oliva, harina, agua y sal. A partir de esta se le puede añadir longaniza (salchicha), panceta, etc. En Rincón de Ademúz (Valencia) también la elaboran con azúcar o miel.

La receta para aproximadamente 4 personas es la siguiente:
  • 1 sartén grande y honda (lo ideal es una gachamiguera: sartén honda especial con un mango muy largo para poder hacerla al fuego de leña que es como mejor está, pero como probablemente no dispongáis de una, sirve una sartén grande antiadherente. Además las gachamigueras son muy grandes y no merece la pena utilizarla para tan poca cantidad, si tenéis una invitar a los amigos y hacer 500 g o 1kg de harina, merece la pena)
  • 250g de harina
  • 1/2 vaso de aceite de oliva
  • 4 dientes de ajo
  • sal
  • 1 litro de agua aproximadamente
Ponemos el aceite a calentar y freímos los dientes de ajo a los que habremos hecho un corte o dado un golpe para que se abran un poco y suelten más sabor. Una vez están dorados los retiramos del aceite y echamos la harina y movemos para que se cocine sin que se queme. Se hará una pasta parecida al roux para la bechamel.

Seguidamente vamos añadiendo el agua poco a poco mientras movemos para ir quitando los grumos. 

Cuando tengamos toda el agua tendremos una masa líquida espesa, entonces añadiremos los ajos que teníamos dorados e iremos removiendo sin parar hasta que la masa espese como una tortilla, con cuidado de que no se pegue ni se queme por los bordes.

Cuando tenga consistencia de tortilla, iremos dándole la vuelta como tal por ambas caras hasta que esté cocida.

Es un plato muy simple pero a la vez muy laborioso, hay que armarse de paciencia pero el resultado es algo delicioso. Por el tiempo que requiere es algo que ya no se come habitualmente, por eso es tan apreciada cuando en ocasiones especiales podemos saborear una buena gachamiga y si es con amigos y en el campo, mucho mejor. 

Esperamos que os guste.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


2 Comments

  1. En Asturias no es común hacer migas pero tengo muchas ganas de hacerlas porque cuando las tomo me encantan y me gustaría aprender ha hacerlas.
    Besos cris y lauara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola La cocina de Cris y Laura, espero que os hayan gustado, es un plato muy humilde pero como todos los platos de nuestros abuelos, muy agradecido. Sobre todo es algo especial, porque no se come todos los días ;) contarnos vuestra experiencia si las habéis hecho. Un abrazo grande desde Alicante

      Eliminar