ensalada capellán, tomate muchamiel, aceitunas, olivas

Ensalada primaveral donde las haya y sobre todo fácil, muy fácil. Lo único que necesetáis encontrar es un buen capellán seco y asarlo vosotros mismos con un soplete de cocina o mejor aún si tenéis una barbacoa y lo hacéis en el fuego de leña, pero como esto es más complicado y ya no es tiempo de tener el fuego encendido en la chimenea, si todavía tenéis una cocina de gas lo podéis poner en la misma llama. Si no os apetece asarlo ya los venden asado, desmigado y en aceite de oliva virgen para conservarlo, así que sólo tenéis que elegir la opción que os venga mejor.


Como la calidad del producto lo es todo en esta ensalada, si además cuidáis la variedad de tomate que elegís será un manjar de dioses. En este caso hemos utilizado tomate raff puesto que el de Muchamiel es muy dificil de encontrar, pero si lo conseguís no dudar en usarlo.

Capellan asado, tomate raff, Muchamiel

Otro factor es el precio de estos ingredientes, que desgraciadamente no está al alcance de todos y menos en estos tiempos de crisis, así que en los tomates podéis ahorraros un dinerillo si no usáis los raff, un tomate bueno de calidad media será suficiente. En cuanto al capellán, como todos los salazones, no es barato pero un día es un día ¿no?.

Ingredientes para 4 personas:
  • 4 tomates de Muchamiel o raff
  • 1 capellán asado al fuego
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Aceitunas rellenas
Elaboración:

Si queréis asar el capellán debéis ponerlo al fuego directo hasta que se tueste bien, debe tener zonas negras por el exterior aunque sin llegar a quemarse, es decir, que dentro siga estando blanca su carne. Debéis ir dándole vueltas constantemente pues el fuego es muy rápido y así iréis tostándolo de forma más uniforme y sin riesgo a que esté demasiado tiempo en una zona y se queme.

Lo dejáis templar unos minutos y desmigáis con cuidado de no coger ninguna espina. (*)

Seguidamente lavamos y cortamos los tomates, añadimos el capellán dismigado, las aceitunas, el aceite al gusto y ¡a disfrutar!

(*)Lo ideal es que aséis varios capellanes ya que os ponéis. Cuando los tengáis todos desmigados podéis conservar los trocitos cubriéndolos con aceite de oliva virgen en un bote de cristal e ir sacando cuando lo necesitéis. Además tendreis un aceite macerado riquísimo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


Deja un comentario